La Otra Voz de Benavente y Los Valles

Otra voz, otra opinión, otra manera de ver y contar la realidad. -------- Año VIII. 2014

martes, agosto 26, 2014

Campaña en favor de Benavente como área urbana

RECOGIDA DE FIRMAS PARA QUE BENAVENTE SEA DECLARADA ÁREA FUNCIONAL URBANA
La Junta de Castilla y León pretende que pase a ser un área rural.

El PSOE de Benavente ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para que Benavente sea reconocida por la Junta como área funcional urbana. Recientemente, el gobierno autonómico ha hecho su propuesta de mapa de ordenación del territorio, dejando excluida a Benavente como área urbana. Sólo están las 9 capitales de provincia, más Ponferrada, Miranda de Ebro, Aranda de Duero y Medina del Campo. 
Hasta el 11 de septiembre está abierto el plazo para hacer alegaciones. Desde el PSOE consideran que Benavente ha sido y es una ciudad y debe seguir siéndolo. El paso a área rural restaría financiación para prestar servicios a la comarca. Tanto a Benavente como a la comarca de los Valles le interesa que entre León y Zamora haya una ciudad de referencia y esa debe ser Benavente.

Las alegaciones que hace el PSOE a la propuesta de la Junta, y que cualquier ciudadano puede firmar, son las siguientes:

A LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN

Recientemente la Junta de Castilla y León ha propuesto un mapa de 14 “áreas funcionales urbanas”, en el que ha quedado excluida la ciudad de Benavente. Los abajo firmantes instan al gobierno autonómico a reconsiderar esta propuesta y a incluir a la ciudad de Benavente como un área funcional urbana, conforme a las siguientes razones:

1ª Benavente es una ciudad que, por sí sola, roza los 20.000 habitantes. Con los municipios colindantes supera los 24.000.

2ª Benavente es un núcleo de alta densidad de población, que cumple una función de centro de prestación de diversos servicios (comerciales, educativos, financieros, sanitarios, de suministro?) a un entorno geográfico rural y que tiene preponderancia de los sectores productivos secundario y terciario, con escasa presencia del primario.

3ª Si Benavente quedara fuera de este mapa, se deja un vacío de áreas funcionales urbanas de cerca de 150 kilómetros entre León y Zamora.

4ª Benavente ha venido ejerciendo secularmente el papel de centro comarcal, de prestación de servicios, y lo sigue haciendo.

5ª Benavente es el principal centro de comunicaciones por carretera de todo el Noroeste peninsular, donde confluyen las autovías A-6; A-52, A-66 y la futura a-65, junto con el cruce de las carreteras nacionales (N-630 / N-610 y N-525).

6ª El rey Alfonso XIII otorgó a Benavente el título de ciudad en 1929.

7ª La Ley de Ordenación del Territorio no puede ser una frontal limitación a la aspiración de Benavente para ser un "área funcional urbana" y deben buscarse fórmulas que hagan posible su inclusión en esta categoría.

8ª El mapa propuesto depara una Comunidad con grandes vacíos de áreas funcionales, sobre todo en el Oeste 
de la Comunidad, en la vertical de las provincias de León, Zamora y Salamanca.

También, se puede hacer entrar en la página de Gobierno Abierto de la Junta de Castilla y León y en el apartado "Introduce tu sugerencia", sugerir a la Junta que Benavente sea declarada como Área funcional urbana".
La direcciónweb para hacerlo es:
http://participa.jcyl.es/forums/258635-propuesta-de-mapas-de-%C3%81reas-funcionales-estables-e

Etiquetas: , ,

viernes, agosto 22, 2014

Camarzana: una villa romana que no acaba de arrancar

LA JUNTA INCUMPLE LA LEY DE PATRIMONIO

El BIC sigue sin poder ser visitado por el público

EL PSOE instará de nuevo a la restauración y apertura al público de la única villa romana propiedad de la Junta de Castilla y León

El portavoz socialista de Cultura y Turismo en las Cortes de Castilla y León, José Ignacio Martín Benito, y el concejal del ayuntamiento de Camarzana de Tera, Santos Romero Panizo, denunciaron el pasado miércoles que la Junta de Castilla y León siga teniendo cerrada la villa romana de esta localidad.
Cuatro años después de ser declarada Bien de Interés Cultural (4-11-2010), la villa romana de Camarzana de Tera sigue sin poder ser visitada por el público. Y ello, a pesar de la Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León. El artículo 25 de la citada Ley recoge el Acceso al Patrimonio Cultural. El apartado 2 de este artículo recoge: “En el caso de los bienes declarados de interés cultural o inventariados… deberán facilitar la visita pública en las condiciones que se determinen, que en todo caso, será gratuita durante cuatro días al mes, en días y horario prefijado, lo cual se anunciará”.
Pues bien, la Junta no está haciendo nada para que los ciudadanos puedan disfrutar de su patrimonio cultural. Después de siete años de haberse descubierto los mosaicos y estructuras romanas de Camarzana y cuatro de su declaración BIC la Junta sigue teniendo candada la villa romana a cal y canto.
Con este cierre permanente. No sólo se está privando a los ciudadanos de su disfrute, sino que también se está privando a Camarzana, a los Valles de Benavente, la provincia de Zamora y a Castilla y León, de un recurso turístico de primer nivel, que debe aprovecharse como motor de generación de empleo y de actividad económica.
La Junta está dilatando en el tiempo los trabajos encaminados a tal fin. No le interesa en absoluto ponerlos en marcha. A la Consejera de Cultura, Camarzana le queda muy lejos. No sabe ni donde está. Todavía, después de tres años, ni siquiera ha venido a ver la única villa romana de la que es propietaria la Junta de Castilla y León.
El Grupo socialista no ha cesado ni cesará en insistir en la apertura de la villa romana. Queremos recordar que el 3 de junio de 2013 debatíamos en las Cortes autonómicas una iniciativa instando a la Junta de Castilla y León a la consolidación y restauración de la villa romana de Camarzana de Tera (Zamora) y a habilitar una partida presupuestaria destinada a tal fin. Se había presentado el 13 de septiembre de 2013 y se debatía 20 meses después de haberla presentado, lo que indica que al Partido Popular secuestró durante casi dos años este debate. La propuesta de consolidación y restauración de los mosaicos fue rechazada por los procuradores del PP.

La villa romana de Camarzana de Tera es un Bien de Interés Cultural, del que es titular y propietaria la Junta de Castilla y León. Fue incoada BIC el 15 de septiembre de 2008 y declarada el 4 de noviembre de 2010. Y es un BIC tras una iniciativa socialista que fue aprobada por la Comisión de Cultura de las Cortes (14 abril 2008). Lo único que se ha hecho desde entonces es colocar unas lonas (2013), desde la cubierta metálica hasta el muro perimetral; lonas que han tenido que reponerse, pues las primeras las rasgó el viento.

En julio de 2012 el Ayuntamiento de Camarzana, a propuesta del grupo municipal socialista adoptó el siguiente acuerdo:

“El pleno del ayuntamiento de Camarzana de Tera, insta a la Junta de Castilla y León a proceder a la consolidación y restauración de las estructuras arquitectónicas y mosaicos de la villa romana de Camarzana de Tera (Zamora) –de la que es propietaria-, con el fin de proceder a su apertura al público e integrarse, como un recurso turístico, dentro de la Ruta Arqueológica de Los Valles de Benavente”. Los concejales del PP de Camarzana no apoyaron la moción.

Promesas rotas
En mayo de 2013 la Junta y el Ayuntamiento de Camarzana anunciaron, para agosto de ese año, una intervención in situ sobre los restos arqueológicos y que el público podría ver la realización de los trabajos desde unas pasarelas de madera. Han pasado dos agostos y nada se ha hecho.

La de Camarzana es la única villa romana de la comunidad de la que es propietaria la Junta de Castilla y León. Por eso choca bastante la distinta vara de medir de la Consejería de Cultura que exige a los propietarios de bienes culturales el mantenimiento y conservación de los mismos, mientras ella no se aplica la misma receta.

ANEXO

La villa romana de Camarzana:
El retraso de su restauración y puesta en valor.

Las excavaciones arqueológicas realizadas en un solar de la localidad de Camarzana de Tera (Zamora), en 2007 y 2008 pusieron al descubierto varias estructuras arquitectónicas y suelos de habitación decorados con mosaicos, pertenecientes a una villa romana del Bajo Imperio.
El 14 de abril de 2008 la Comisión de Cultura y Turismo de las Cortes autonómicas aprobaron, a propuesta del Grupo socialista, la siguiente resolución:

“Las Cortes de Castilla y León instan a la Junta de Castilla y León, en cumplimiento de lo manifestado por la propia Consejería de Cultura y Turismo, a la incoación como Bien de Interés Cultural de la Villa Romana de Camarzana de Tera, en el plazo más breve posible, junto con la conservación in situ y puesta en valor de los restos arqueológicos, para su inclusión en una red de villas romanas de la Comunidad, así como en la ruta arqueológica de los Valles de Benavente”.

Cumpliendo con el acuerdo alcanzado en las Cortes, la Dirección General de Patrimonio Cultural, por Resolución de 15 de septiembre de 2008, acordó incoar procedimiento de declaración. Finalmente la villa romana de Camarzana de Tera fue declarada Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica, mediante acuerdo 104/2010, de 4 de noviembre (BOCYL de 10 de noviembre de 2010).

En esta declaración se ponderaba el valor del yacimiento arqueológico: “La villa romana de Camarzana de Tera (Zamora) constituye uno de los yacimientos más relevantes de nuestra Comunidad Autónoma, tanto por la amplitud y suntuosidad de las estructuras encontradas como por la calidad y singularidad de los pavimentos musivos descubiertos. Su ubicación en uno de los valles más fértiles de la comarca y su proximidad al trazado de la vía Asturica-Bracara Augusta la convierte en un enclave fundamental para completar el conocimiento sobre la articulación del poblamiento y la explotación económica del territorio en época bajoimperial en la Meseta”.

En el transcurso de la tramitación del expediente de declaración, el 18 de diciembre de 2008 se procedió a formalizar ante Notario la compra, por parte de la Junta de Castilla y León, de los terrenos con restos arqueológicos situados en Camarzana de Tera (Zamora), por importe de 173.888,24 € (Contestación a la P.E. 2065-II, Boletín de las Cortes de Castilla y León de 14 de mayo de 2009).

Entre los meses de noviembre de 2009 y febrero de 2010 se llevaron a cabo en Camarzana de Tera obras de emergencia, promovidas por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León por un importe de 153.000 euros. Estos trabajos estaban encaminados a preservar de la lluvia los restos arqueológicos de la villa y consistieron en la estabilización de los taludes de tierra resultantes de la excavación mediante la colocación de mallas de simple torsión de alambre galvanizado, a protección del yacimiento durante la obra mediante el desbroce de la vegetación existente sobre los restos, la colocación de una capa de arena sobre los mosaicos descubiertos, la protección frente a la lluvia mediante la colocación de una cubierta de chapa, y la canalización de la recogida de aguas pluviales para la protección de los taludes.

En octubre de 2013 la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Camarzana de Tera firmaron un protocolo de convenio de colaboración para la puesta en valor de la villa romana. El protocolo pretendía intervenir en el BIC y que el espacio fuera visitable por el público. Por parte de Cultura se realizarían los trabajos de musealización «in situ» con la retirada del material de cubrición que sirve para proteger los restos musivarios para hacerlos visitables; por su parte, el Ayuntamiento se comprometió a la limpieza del recinto.
El departamento de Cultura de la Junta dispuso para este proyecto de una partida de 54.160 euros contemplada en los presupuestos para el 2014. Ese dinero fue destinado a colocar una lona bajo la estructura metálica, nada más; por cierto, una lona que rasgó el viento y ha tenido que ser repuesta.
http://sirdoc.ccyl.es


Etiquetas: , ,

miércoles, julio 23, 2014

La Esquina

BENAVENTE: ¿CIUDAD O PUEBLO?
José Ignacio Martín Benito
Procurador del PSOE en las Cortes de Castilla y León

La Junta de Castilla y León ha presentado su proyecto de áreas funcionales urbanas, reducidas a 14. Ha decidido que sólo corresponde esta categoría y la correspondiente financiación a las capitales de las nueve provincias y a Ponferrada, Miranda de Ebro, Aranda de Duero y Medina del Campo. Otras ciudades caso de Benavente, Ciudad Rodrigo, Béjar, Astorga, La Bañeza, Toro o Cuéllar han quedado privadas de ello y serán consideradas como áreas rurales o pueblos.
La Junta justifica esta medida en un mero criterio numérico: que las poblaciones tengan más de 20.000 habitantes para ser áreas funcionales urbanas. Esto es que las que no lleguen a esta cifra pasarán, de un plumazo, a la categoría de pueblos.
Esta decisión choca frontalmente con el concepto de ciudad que se tiene en España y que se explica a los alumnos tanto en los Institutos como en las Universidades, esto es: un núcleo de población en torno o más de 10.000 habitantes, con cierta densidad de población, que cumple una función de centro de prestación de diversos servicios (comerciales, educativos, financieros, sanitarios, de suministro…) a un entorno geográfico rural y que tiene preponderancia de los sectores productivos secundario y terciario, con escasa presencia del primario.
El territorio de la actual comunidad autónoma de Castilla y León se configura con una división provincial articulada en una serie de ciudades capitales de provincia que -salvo Soria- superan los 50.000 habitantes, y otras ciudades medianas y pequeñas, de 10.000 a 50.000 que son referencia para los habitantes de su hinterland.
El aplicar solo un criterio numérico (en este caso 20.000 habitantes), difícilmente sostenible ante la realidad social y económica del territorio de Castilla y León, es no sólo un error, sino supone echar por tierra la realidad, la historia y la identidad de las dos regiones que componen la comunidad autónoma. Por eso, la Ley de Ordenación del Territorio deberá adaptarse a la realidad socioeconómica de Castilla y León y no al revés.

Al quedar excluida como área funcional Benavente, se deja un vacío urbano de 150 km entre León y Zamora. Ello, junto a la desaparición de los partidos judiciales, puede ser la puntilla para nuestra ciudad; una ciudad que tiene en la actualidad 19.137 habitantes. Con el área periurbana más próxima Benavente alcanza los 24.000. Ni siquiera ello ha servido para que la Junta la incluya dentro de la propuesta de área funcional. De nada le ha servido tampoco su papel de centro de prestación de servicios, su alta densidad de población y su papel histórico. De nada le servirá el título de ciudad otorgado en 1929 durante el reinado de Alfonso XIII. La Junta ha decido que nada de eso vale, que Benavente es un pueblo y punto. Y la financiación será, en consecuencia, menor. Y la prestación de servicios en el futuro irá a la baja, con lo que los negocios, la economía y el comercio se verán seriamente afectados. Lamentable la postura de la Junta, que dibuja mapas desde los despachos, pero que no conoce de cerca el territorio, ni a su historia ni a sus gentes. Lamentable también el conformismo del alcalde de Benavente, que se pliega a las directrices de la Junta y de su partido y que ya ha anunciado que no presentará alegaciones al proyecto. Así nos va. 

Núcleos urbanos de Castilla y León, que no serán áreas funcionales.
(Padrón municipal a fecha 1 de enero de 2013. INE).


Este artículo fue publicado en La Opinión de Zamora, el 18 de julio de 2014